El blog del descanso

tipos de relleno nordicoDormir cómodamente es sumamente importante, ya que debido a cómo se descanse así será nuestro rendimiento, nuestro estado de ánimos y nuestra actitud la siguiente jornada. Sin embargo, normalmente hacemos hincapié en qué tipo de colchón puede ser el más adecuado o cuál es el mejor somier, pero no prestamos tanta atención al edredón que nos aporta la calidez necesaria. Debemos saber que la temperatura apropiada es fundamental para que nuestro sueño sea reparador y nos permita descansar. Aquí vamos a hablar de distintos tipos de relleno nordico para que puedas averiguar cuál de ellos es el que más te interesa.

Los rellenos de pluma
Este relleno nordico nos aísla de la humedad que el propio cuerpo desprende durante el sueño. Es capaz de mantener la temperatura adecuada en cada momento. Además, la pluma del pecho del ave, que se denomina plumón, es de mayor calidad que la pluma. Y los edredones que tienen mayor concentración de plumón encarecen el precio del mismo. Además, son apropiados para las zonas más frías, ya que son muy cálidos y pesan muy poquito para dormir cómodamente. Por otra parte, hay que tener en cuenta que no son los más apropiados para los alérgicos, ya que su relleno es de pluma de ave.

Los rellenos de fibras sintéticas
Este tipo de edredón puede estar relleno de microfibras o de fibra hueca de poliéster. Concretamente el de fibra hueca de poliéster tiene una buena capacidad de transpiración y aísla de la humedad. El de microfibras se parece aun más que el anterior al plumón, ya que aísla mejor la humedad sin llegar a la capacidad que tienen los naturales. De todos modos, el relleno nordico de fibras es apropiado para zonas más templadas. No tienen la misma capacidad que los de plumas y plumón para aislar la humedad, sin embargo, son más apropiados para los alérgicos. Y por otra parte, estos son más baratos que los de plumas. Además, una ventaja que tiene este tipo de nórdicos es que pueden lavarse directamente en la lavadora.

Para finalizar, el gramaje o densidad que tiene el relleno es importante también. Para zonas con temperaturas entre los 18 y 22 grados, los rellenos deben ser entre 175 y 250 gr/m². Para zonas más frías con temperaturas que oscilan entre 15 y 18 grados, los rellenos deben ser entre 300 y 350 gr/m². Y por último, para lugares con temperaturas menores de 15 grados, lo mejor son los rellenos que van entre 400 y 500 gr/m².

Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar análisis de uso y de medición de nuestra web para mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Saber más. Acepto

TiendaOnline