El blog del descanso

Dormir con el móvil debajo de la almohada y sus consecuencias

Dormir con el móvil debajo de la almohada y sus consecuenciasEn la actualidad es impensable vivir desconectado. El móvil no solo te permite estar conectado con el mundo y tener a tu alcance una fuente inagotable de información y conocimiento, pero el incremento de las prestaciones y aplicaciones de estos dispositivos ha hecho que estemos permanentemente unido a él: GPS, calculadora, linterna, cámara… ¿Y cómo no? ¡Despertador!

La mayoría de las personas usan su móvil para programar la alarma de la mañana y por ello no pueden evitar dormir toda la noche con el dispositivo debajo de la almohada o casi pegado a la cabeza sin conocer los peligros a los que se expone diariamente.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) advirtió en distintos estudios sobre los riesgos que tiene esta práctica para la salud, llegando incluso a incrementar las posibilidades de padecer cáncer. Muchos informes ya recogen que las radiaciones que emiten pueden alterar el sistema de autorregulación de los ritmos biológicos causando insomnio y otras patologías como la fibromialgia y fatiga crónica, astenia, trastornos metabólicos, hormonales y desequilibrios de la nutrición, enfermedades neurodegenerativas e inflamatorias.

Durante la noche tampoco se recomienda cargar el móvil, sobre todo si lo colocas debajo de la almohada porque una sobre carga puede llegar a quemar la piel ya que por lo general las almohadas se elaboran con materiales muy inflamables.

Pero los efectos de tener el móvil tan cerca también provocan que nos encontremos en alerta toda la noche. Las notificaciones luminosas y las vibraciones hacen que afecte a nuestro sistema nervioso y no tengamos un descanso profundo y productivo.

Evita consultar el teléfono en la cama con la luz apagada antes de dormir, ya que las pantallas excesivamente luminosas provocan una disminución en la producción de la hormona que regula el sueño y las consecuencias a largo plazo están relacionadas con el estrés, falta de concentración o irritabilidad.

Recomendaciones para descansar en noches calurosas de verano

Recomendaciones para descansar en noches calurosas de veranoDescansar como se merece al acabar el día o incluso en esa pequeña siesta de la que algunos también pueden disfrutar, a veces llega a convertirse en un proceso complicado durante las calurosas noches de verano.

Está demostrado que descansar debidamente y dormir las horas necesarias son componentes básicos en la mejora y mantenimiento de la salud e influye en la capacidad de rendimiento durante el resto del día.

En Especolchón somos especialistas en el descanso, y por ello trabajamos con las mejores marcas de colchones y materiales de descanso que hay en el mercado.

Ello, junto a la extensa experiencia asesorando a nuestros clientes, nos convierte en un referente en el mundo del descanso y el confort.

Descansar en verano: sabemos cómo.

Seguir algunas recomendaciones puede resultar decisivo para alcanzar el objetivo propuesto a pesar del calor y el cansancio que producen las altas temperaturas.

a) Un buen colchón: la pieza fundamental.

El periodo de sueño de ser lo más profundo y confortable posible para asegurar una óptima salud física y mental, evitar problemas posturales y afrontar con vitalidad la jornada de cada día.

La calidad del colchón es básica para garantizar todo ello. En verano especialmente los colchones deben ser firmes, evitando que se hundan aunque sea levemente, para repeler el calor y favorecer la transpiración.

Tal vez la mejor opción contra el calor sean los modelos de muelles o la combinación de estos con otros materiales naturales.

b) Sábanas: las grandes aliadas.

No todas las texturas y composición de las sábanas resultan aconsejables para las épocas de calor. Durante el verano, las fibras naturales se convierten en la gran apuesta contra el mismo. Junto a nuestro colchón de primera calidad, las sábanas no deben serlo menos, aconsejando piezas que contengan algodón 100%.

c) Alimentación ligera y natural.

En verano es habitual costarse más tarde sobre todo debido a la prolongación de las horas de luz, y ello conlleva cenas más tardías que en invierno o aprovechar las noches para tomar algo en la calle.

Si nuestras cenas son tardías y copiosas ello dificultará la digestión y obligará a nuestro cuerpo y corazón a trabajar en ello de forma extra.

El resultado de traducirá en sueños intermitentes, molestias intestinales y aumento de la temperatura corporal para finalizar en esas condiciones el proceso digestivo.

d) Ventilación cuanto más natural mejor:

La necesidad imperiosa de sistemas de refrigeración como el aire acondicionado se prolonga en algunas zonas hasta altas horas de la madrugada.

Y, aun cuando pasar calor dificulta y altera el sueño, dormir bajo los efectos de este tipo de climatización puede volverse en nuestra contra.

Lo más recomendable a la hora de acostarse es prescindir de ello y recurrir al aire que puedan mover ventiladores y si son de techo mejor aún.

Si disponemos de ventanas cuya orientación enfrentada propicie la corriente natural de aire, lo más adecuado es optar por esto último.

En Especolchón estaremos encantados de orientarle y asesorarle sobre el mejor colchón y accesorios que le ayuden a descansar cada verano.

Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar análisis de uso y de medición de nuestra web para mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Saber más. Acepto

TiendaOnline